jueves, 2 de julio de 2009

Contra la injusticia, poesía y pan

Aquí podéis disfrutar de Martín Espada atizando con sus ángeles de pan a todo aquel que se cree tan poderoso como para aprovecharse del prójimo.

(Pegamos el texto traducido y publicado por El Gaviero por si os apetece leer y escuchar al mismo tiempo).

Vídeo de Martín Espada recitando “Imagina los ángeles de pan” en el Dodge Poetry Festival:





IMAGINA LOS ÁNGELES DE PAN

Éste es el año en que los ocupas desalojan a los caseros,
y otean como almirantes desde un balcón
o alzan sus manos alabando
al vapor de la ducha;
éste es el año
en que los refugiados envueltos en mantas deportan a jueces
que clavan la mirada en el suelo
y en sus hinchados pies
mientras se sellan los expedientes
con su nuevo destino;
éste es el año en que los revólveres de la policía,
calientes como estufas, llenan de ampollas los dedos
de policías furiosos,
y en que las porras se astillan
en sus manos;
éste es el año
en que los hombres de piel oscura
linchados hace un siglo
regresan en paz a tomar café
con los descendientes arrepentidos
de sus verdugos.

Este es el año en que aquellos
que nadan contra la resaca de la frontera
y tiemblan en vagones de mercancías
son recibidos con trompetas y tambores
en el primer paso a nivel
del otro lado;
éste es el año en que las manos
que cogen tomate de la mata
arrancan la escritura a la tierra que germina las matas,
el año en que las manos que enlatan tomates
figuran en el testamento
del dueño de tan disparatada conservera;
éste es el año en que los ojos
que escuecen por el veneno purificador de retretes
despiertan al fin con la visión
del monte al cantar el gallo,
peregrinaje de nacimiento inmigrante;
éste es el año en que las cucarachas
se extinguen, en que ningún médico
encuentra cucas incrustadas
en las orejas de ningún niño;
éste es el año en que los cupones para comida
de las madres adolescentes
se subastan como doblones de oro,
y no se presta ni un céntimo para comprar machetes
que preparen ramos de cabezas segadas
en el país de los cafetales.

Si la abolición de la esclavitud con grilletes
comenzó con la visión de unas manos sin grilletes,
entonces éste es el año;
si el cierre de los campos de exterminio
comenzó con el sueño de una tierra
sin alambre de espino ni crematorio,
entonces éste es el año;
si cada rebelión comienza con la idea
de que un conquistador a caballo
no es un dios de muchas piernas, y que también se ahoga
si cae al río,
entonces éste es el año.

Ojalá cada boca humillada,
con los dientes como lápidas profanadas,
se colme con los ángeles de pan.

Martín Espada, Soldados en el jardín, pp. 64-66. El Gaviero Ediciones, 2009.
Traducción de Marisa Estelrich, Diego Zaitegui y Pedro J. Miguel.

2 comentarios:

ana dijo...

La palabra más bonita, según Manuel Seco:

"Y tras este inventario de sinfonías verbales, para Manuel Seco, académico y filólogo de gran prestigio, la búsqueda de la palabra más bonita del castellano es un embeleco. Aunque elige una. Una sencilla, común, cotidiana y desprovista de zarcillos. "Es una palabra breve y sonora formada por una vocal central, la vocal más clara, y dos consonantes muy elementales: la pe bilabial y la ene nasal por excelencia. Tres sonidos representantes de lo más claro del alfabeto, del conjunto fonológico del español". Y esa palabra es pan."

Emilio dijo...

Esperaba escuchar sus versos en castellano, tal y como los he leído. "Soldados en el jardin" parece, y es hermoso, una suerte de versión encogida y moderna del canto general de Neruda. Como canta Drexler, "pasarán las guerras y perderan los mismos", pero nunca llegué a imaginar, ni por un instante, a Neruda leyendo cualquiera de aquellos versos en inglés (ignoro si alguna vez lo hizo). Escuchando a Martin Espada, he recordado su poema "Lección revolucionaria de español". Me ha resultado un tanto contradictorio. Pero gracias, tenéis un blog precioso, y los libros que ponéis en circulación no lo son menos. Un abrazo
eps