miércoles, 27 de enero de 2010

Perder los papeles


Ha llegado de mil formas: con la timidez de los compradores, con las preguntas de los amigos y de los periodistas, con los ajustes presupuestarios, con los números encarnados. Se ha colado cada mañana en nuestras casas al encender la radio, como ese maldito día de la marmota, como una insoportable letanía.

Sí, gavieros, la crisis también se ha posado sobre el sector del libro. No vamos a decir lo contrario, a estas alturas no estaría bien mandar mensajes engañosos como hacen algunos políticos y gestores. No vamos a ser un país menos culto, ni vamos a ser peores personas por reducir nuestro gasto en libros…

La pandemia crisis, zarandea estos días nuestra gavia con un hecho que, si bien pudiera parecer insignificante, en realidad nos ha provocado gran desasosiego. Dos grandes casas papeleras se han fusionado recientemente. Su unión ha supuesto que desaparezcan muchos productos de sus respectivos catálogos, entre ellos algunos de los papeles mágicos sobre los que imprimíamos las palabras de los gavieros.

Os pedimos disculpas a todos. Los cambios son obligados. A quienes coleccionan, compran y disfrutan estos pequeños detalles de nuestras ediciones, les prometemos que seguiremos buscando tacto, textura, aroma, tono y musicalidad similares en los recién llegados papeles.


Ana Santos y Pedro J. Miguel