miércoles, 16 de febrero de 2011

El Gaviero y el mar: fragmentos literarios para navegantes

Foto: Ana Santos Payán

Muerte por agua

Phlebas el Fenicio, muerto hace quince días,
olvidó el clamor de gaviotas, y el hincharse del hondo mar
y la ganancia y la pérdida.

Una corriente submarina
recogió sus huesos en susurros. Al levantarse y caer
atravesó las etapas de su vejez y juventud
entrando en el remolino.

Gentil o Judío
oh tú que das vuelta a la rueda y miras a barlovento,
considera a Phlebas, que fue en otro tiempo tan gallardo
y alto como tú.


T.S. Eliot, La tierra Baldía, (1922).