viernes, 19 de agosto de 2011

El Gaviero y el mar: fragmentos literarios para navegantes


                                      Rasgué mi corazón y echó a volar una bandada de
                                              palomas negras. Y hasta el anochecer permanecí, 
                                              incólume como un acantilado, bajo el brutal 
                                              abalanzamiento de las olas.

                                                                     Rosario Castellanos, Juegos de inteligencia, Renacimiento.