sábado, 15 de octubre de 2011

Más allá del pan, por Elena Pedrosa.

Fotografía de Rocío Arana 
Elise Plain habla de personajes de cuento y ella misma parece haber salido de uno de ellos. 

Le tiene ternura y miedo a los huesos del lobo, que no a su boca, en la que se perdería en besos deslenguados camino de Lisboa. 

Para ella ser poesía es abrirse al mundo. Juega con las palabras. Universo, tejido, raro, temperatura, soneto, edad, telaraña, llanura, funeral, animal, aprendizaje, rapto, árbol, sí. Tragedy. 

Cree en la telepatía y en los buenos propósitos, y aunque su libro está dedicado a una princesa, su aspecto es el de un hada traviesa a la que le gusta no dormir cuando no tiene sueño. 

"Voy a ser breve e inefable como cuando me visto por las mañanas", nos dice Elise, entre bocados azules de príncipes ausentes, relatándonos un mundo con un tipo de hambre que se parece mucho a la soledad, pero abriéndonos los ojos como niños a la música, la locura, la magia y la tristeza. 

Yo acudí para mirar más allá de las imágenes de otra princesa cuya sensibilidad ya conozco, Rocío Arana, ilustradora del libro, y descubrí entre las letras que "Pan para la princesa" habla de todas las princesas y también de todas las mujeres, porque es, como bien dijo Diego Moya, "Elise y muchas cosas". 


Un cuento de amor en el que "las princesas no sangran, pero lloran" al que Elise volvió una y otra vez para reescribir desde distintas postales, por el simple placer de revisar ese hambre insaciable de poeta.

Elena Pedrosa


Elise Plain, Pan para la princesa
Prólogo: Maite Dono
Epílogo: Estíbaliz Espinosa
Ilustración: Rocío Arana
ISBN: 978-84-15048-03-9
PVP: 14 €

Datos técnicos
Primera edición, 800 ejemplares, 666 numerados.
19,5 x 16 cm.
Papel Cyclus de 100 gr. para el interior, y Cartoncillo Bigris de 1350 gr. para la cubierta.
Tipos Garamond.

Puedes comprarlo aquí