jueves, 23 de febrero de 2012

Crecer en la palabra


Foto: Ana Santos Payán
Año 1.
La conducta del Gaviero es esencialmente motora, no hay representación interna de los acontecimientos externos, ni piensa mediante conceptos. Estadio de mecanismos reflejos congénitos, reacciones circulares primarias y, sobre todo, nuevos descubrimientos por experimentación. A menudo traumática.

Año 2.
Nuevas representaciones mentales. El Gaviero empieza a perseguir la representación externa de los acontecimientos internos. Utopía de la reseña en medio de tirada nacional.

Año 3.
Etapa Preoperacional. El Gaviero empieza a echar cuentas.
En esta fase el pensamiento y el lenguaje gradúan su capacidad de pensar simbólicamente, imita a las buenas editoriales, juegos simbólicos, dibujos, imágenes mentales y desarrollo del lenguaje mediante teléfono y correo electrónico. Tarifa plana.

Año 4.
Estadio preconceptual. El Gaviero entrevé una nueva concepción del ser y del estar: bancarrota, números rojos, trimestre, declaración, subvención denegada. La poesía preconceptual mantiene al sujeto alejado de la sospecha destructiva y pesimista.

Año 5.
Estadio intuitivo.
Los procesos de razonamiento se tornan lógicos y se aplican a problemas concretos o reales (si es que se sabe cuáles son los problemas reales, claro): relación con autores, pruebas de imprenta redundantes, impagos, intermediarios falseadores de la realidad cognitiva, etc. Grandes librerías, cadenas y superficies rechazan la intuición del sujeto. Primeras preguntas.

Año 6.
Etapa de las Operaciones Casi Concretas.
En el aspecto social, el Gaviero ahora se convierte en un ser supuestamente social. En esta fase aparecen los primeros esquemas lógicos de seriación, ordenamiento mental de conjuntos y clasificación de los conceptos de casualidad, espacio, tiempo y velocidad. Antologías, críticas y contracríticas se suceden en igual medida que desengaños y momentos gratificantes.

Año 7.
Etapa de las Operaciones Concretas.
El aspecto social y de autoconciencia lleva a El Gaviero a romper el cascarón. Horizontes y metas fuera del entorno familiar. Mestizaje del pensamiento. Piaget no conoció internet. El texto es expresivo. Las cajas de libros cada vez pesan más. Idioteces.

Año 8. 
Etapa de la Independencia. Niñez media.
Cierto desarrollo emocional induce a El Gaviero a romper ataduras familiares. Ahora se busca la pertenencia a un grupo social, las amistades conforman la nueva familia: redes sociales y nuevas tecnologías afianzan estos nuevos vínculos. Además del presente, existe el futuro, incluso para la poesía, aunque aflora una nueva conciencia de estar. El desarrollo físico es evidente, trepa con más soltura por las pilas de cajas y se agarra a las baldas con mayor seguridad. Aunque se encuentre fatigado, no quiere descanso, por lo que es tarea de sus padres obligarle a recuperar energía. Sofisticación. Experimentación sin miedo al miedo. Los monstruos bajo la cama se han esfumado.