domingo, 13 de enero de 2013

El sueño de Visnu de David Meza por Hasier Larretxea



La edi­to­rial alme­riense El Gaviero ha cerrado este 2012 por todo lo alto con la publi­ca­ción de El sueño de Visnu de David Meza (Ciu­dad de México, 1990) des­pués de publi­car, este mismo año, sen­dos libros de poe­sía de Alberto San­ta­ma­ría o Pablo López-Carballo. Según David el viaje no ha hecho más que comen­zar; los pri­me­ros ver­sos de este libro los escri­bió a los die­ci­nueve años. De las siete par­tes que com­po­nen la obra, estre libro recoge las dos pri­me­ras par­tes: Rebeca y Luis.
La poe­sía de Meza es una con­tra­dic­ción en sí misma. Un barrido por los con­ven­cio­na­lis­mos a tra­vés de su estruc­tura expe­ri­men­tal, rica en imá­ge­nes, evo­ca­dora y mís­tica, decons­tru­yendo los dis­cur­sos y su reali­dad, así como favo­re­ciendo lo pode­roso en sus cons­truc­cio­nes yux­ta­pues­tas. De esta manera, nos acerca a un sin­fín de posi­bi­li­da­des en este libro con una sin­gu­lar visión que con­cibe una poe­sía empu­ñada con mayús­cu­las y su riesgo, sin miedo ni con­ten­ción, desde un surrea­lismo pode­roso que nos brinda la posi­bi­li­dad de seguir soñando (la crea­ción de mun­dos propios).
Cada verso es una nueva ven­tana abierta den­tro del ima­gi­na­rio des­bor­dado del joven­cí­simo autor. Su poe­sía es un cho­rro visio­na­rio que entre­teje posi­bi­li­da­des de mun­dos en otros mun­dos. El sueño de Visnu es un canto pagano, es el des­ga­rro de la humi­lla­ción, es una poé­tica que atra­viesa de par en par la vida; que la idea, que la ama­manta. Es un libro que sueña otros sue­ños. Es un libro que tiene la cua­li­dad de ser mundo. Una poé­tica coral con­ce­bida desde el con­junto, desde la uni­dad esti­lís­tica, en la fron­tera entre el monó­logo y el dietario.
David Meza entre­laza la escri­tura narra­tiva cor­tada por el aliento poé­tico de ver­sos con­ci­sos que en su ali­nea­ción ejer­cen como ilu­mi­na­do­res de la visión amplia, extensa y fugaz del autor que, sin una brú­jula exacta, lleva al lec­tor con su des­bor­dante dis­curso a tra­vés de su pro­puesta de rup­tura esté­tica, con la cua­li­dad del enun­ciante a un mundo asal­va­jado. No extraña que cite como refe­ren­tes a auto­res como Leo­poldo María PaneroLuis Rosa­les o Vicente Hui­do­bro. Entre otros, se podría con­si­de­rar tam­bién a Juan Car­los Mes­tre.
En este doble libro se evoca un mis­ti­cismo des­ca­be­llado desde una poe­sía que tiene el poder de trans­for­ma­ción de la pala­bra y de la ima­gen, tan ani­ma­lís­tica y ances­tral. Sus dis­curso está afe­rrado a la tie­rra y a la crea­ción, desde una suce­sión de his­to­rias que dan aliento a las vidas que pudie­ron ser. La lite­ra­tura como ejer­ci­cio de dar vida a lo que no pudo (ser).
El sueño de Visnu es libro impreg­nado de flu­jos y esen­cias, es el vuelo del pájaro que todo lo ve. Es la poé­tica de la nos­tal­gia y del mañana. De las siguen­tes gene­ra­cio­nes que están preen­tes. Poe­sía que (se) sale de sí misma, con­vir­tién­dose en mar­gen, en fuerte, en mura­lla de una expre­sión expan­siva y gene­ra­dora de (nue­vos) len­gua­jes. Poe­sía enfren­tada al mundo que (se) niega a ser. Escrita desde “el pecho lleno de musgo, de nieve, de agua, de tie­rra y de semi­llas que flo­re­cen como soles”.
Fuente: Koult
Puedes comprar el libro aquí