martes, 26 de febrero de 2013

El gaviero y el mar: fragmentos literarios para navegantes.

Óscar Santos. Foto de Anna Belén García

CATALEJO DE CAPITÁN

Se lo compré en Nápoles a un vendedor ambulante. Debió de pertenecer al capitán del velero María, que se hundió aquí, cerca de la Costa Dorada, un día soleado y en misteriosas circunstancias.
Extraño objeto. No importa adónde lo dirigieras, que sólo se veían dos tiras azules: una de color zafiro oscuro y otra celeste.

Zbigniew Herbert, Poesía completa, Lumen.


Todos nuestros libros aquí