miércoles, 2 de noviembre de 2011

Alguien anda en la escalera de incendios de Harkaitz Cano por José Ángel Barrueco


Traducción al castellano de este poemario de Harkaitz Cano. Casi todos los poemas son narrativos (algo que a mí personalmente me gusta mucho), y la mitad fueron escritos durante su estancia en Nueva York. Las referencias a la ciudad son abundantes, empezando por las alusiones a poetas y artistas que vivieron o pasearon por sus calles, sin olvidar la referencia a esas escaleras de incendios del título, que simbolizan N.Y. El propio Harkaitz ha dicho en una entrevista que esas escaleras son lugares que sirven tanto para las huidas como para las estancias. Útiles para el ladrón y para el observador. La interpretación de los temblores, los trenes y el metro, los puentes, la silla eléctrica, los aeropuertos... pero también ciertas observaciones cotidianas de San Sebastián, configuran un sólido poemario del que os copio ya un ejemplo:

LOS BUZONES SON MI PATRIA

Eran búlgaros. Me señalaban fotos de su patria,
etiquetas de botellas de vodka importadas,
mapas de puro dolor, banderas búlgaras tatuadas
en sus bíceps, postales de edificios representativos.
….-¿Acaso no los sientes?
….-¡Son profundos los latidos de tu tierra!
No comprendían mi peregrinaje de cada mañana,
cómo bajaba frenético al buzón, nada más despertar.
Los vecinos me veían desnudo en el descansillo
y me ofrecían sus alfombrillas de ducha,
no sé si para que rezase
o simplemente para cubrirme
y evitar así su sonrojo.

Creían que necesitaba una meca,
pero cuando tú me escribías,
los buzones eran mi patria.

Marché sin dejar señas; desde entonces,
cada vez que descanso bajo un árbol, cuelgo un zapato de alguna rama
y escribo mi nombre en la suela, por si acaso.

La rama no es jamás la más alta,
tampoco es preciso:
el viento mece suavemente el zapato.

Cojeo luego, sin poder alcanzar las aceras
con el zapato bajo el brazo
cual barra de pan un domingo.

Y porque ese buzón en forma de zapato
es ya mi única patria
espero en vano
que la nieve o la desesperanza o la niebla
o el cartero de negros ojos
colmen mi patria pendular

con una carta sellada lejos
en forma de pisada.



Harkaitz Cano, Alguien anda en la escalera de incendios.
Ilustración: Cristina Llorente
ISBN : 978-84-935544-8-4
PVP 14 €

Datos técnicos
Primera edición, 666 ejemplares numerados.
96 páginas.
24 x 14,5 cm.
Papel: Vitalmatt 100 gr.
Cubierta: Creator silk 350 gr.
Tipos: Caslon, Verdana y Haettenschweiler.

Puedes comprarlo aquí