domingo, 27 de octubre de 2013

El gaviero y el mar: fragmentos literarios para navegantes

Foto: Ana Santos Payán

Y supe también que, cuando ese mar está en una calma aún mayor, ya no se distinguen ni los peces, sino solo el agua, el agua sin más. Pero a los seres humanos no suele bastarnos con los peces, y mucho menos sim­plemente con el agua; preferimos las olas: nos dan la impresión de vida, cuando lo cierto es que no son vida, sino solo vivacidad.

Pablo d’Ors, Biografía del silencio, Breve ensayo sobre meditación, Siruela.





Todos nuestros libros en