martes, 29 de marzo de 2011

El Gaviero y el mar: fragmentos literarios para navegantes

Foto: Ana Santos Payán
Crecí empapado en aguas naturales en aguas naturales
Como el molusco en fósforo marino:
En mí repercutía la sal rota
Y mi propio esqueleto construía.
Cómo explicar, casi sin movimiento
De la respiración azul y amarga,
Una a una las olas repitieron
Lo que yo presentía y palpitaba
Hasta que sal y zumo me formaron:
El desdén y el deseo de una ola,
El ritmo verde que en lo más oculto
Levantó un edificio trasparente,
Aquel secreto se mantuvo y luego
Sentí que yo latía como aquello:
Que mi canto crecía con el agua.

Pablo Neruda,  Memorial de Isla negra, Seix Barral, Barcelona, 1964.

(Seleccionado por María del Mar Domínguez)